Ayacucho: conozca cómo controlar al caracol defoliador en la agricultura

El Senasa brinda las siguientes recomendaciones, a poner en práctica.

Normalmente el caracol no constituye una plaga pero en condiciones favorables climáticas y de alimentación puede generar daños a la agricultura.


El caracol común Corneu Aspersum suele vivir en parques y jardines en casi todo el territorio nacional y normalmente no constituye una plaga, aunque bajo condiciones favorables climáticas y de alimentación puede desencadenar la presencia de altas poblaciones y convertirse en un problema para la agricultura.
Como medida preventiva, el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa) estableció una serie de acciones que deben aplicar los productores de alfalfa, palta, tara y otros cultivos de importancia económica en Ayacucho.

Control mecánico cultural:

Recoger los moluscos (protegiéndose las manos con guantes impermeables o bolsas de plástico), sumergirlos en un recipiente de agua con sal (medio kilo de sal por galón de agua), enterrarlos o utilizarlos como un insumo para la elaboración de compost.

La especie identificada como Cornu Aspersum o caracol común, no guarda relación con el caracol gigante africano (Achatina fulica), la cual es considerada una de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo.

Reducir el hábitat a través de la limpieza de los predios (deshierbo de malezas, quitar escombros, arreglo de cercas y pircas que utiliza el caracol para cobijarse).
Manejar el riego, evitando el regadío excesivo; si es posible, utilizar sistemas de riego por goteo, los cuales permiten una mejor utilización del agua donde es necesario, ya que la humedad es una de las condiciones favorable de vida del molusco.

El molusco

El caracol posee ambos sexos. Se reproducen por huevos. Ponen 86 huevos por postura.


 Cada caracol posee ambos sexos, por lo que pueden comportarse como hembras y machos al mismo tiempo. Se reproducen por huevos, los cuales colocan cada tres o seis días, con 86 huevos por postura promedio. Realiza su alimentación durante la noche y en días oscuros, húmedos y nublados. En días soleados se esconden en sitios frescos, bajo la sombra.

Daños

Los daños que ocasiona a los cultivos se deben exclusivamente a sus hábitos alimenticios, mastican las hojas y tallos (defoliadores), preferentemente las partes tiernas y las llenan de agujeros, lo que puede conllevar a la marchitez, caída o pérdida de las hojas, y consecuentemente la posible muerte de la planta. 
Los especialistas hacen un llamado a los productores para que comuniquen inmediatamente a la autoridad sanitaria en sus oficinas o agencias agrarias de cada provincia en caso se produzca la presencia de los caracoles. 
 



Categories: Ambiental

Tags: , ,

3 replies

Trackbacks

  1. Senasa evalúa a municipios para certificación de puestos de venta saludable – Clandestino
  2. Vraem: vacunación contra la rabia supera meta proyectada – Clandestino
  3. "El desafío para la agricultura en el mundo es adaptarse a los problemas climáticos"

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: