Deysi Cori en Huancayo: esta es la historia del Ajedrez

Apropósito de la presencia de la tres veces campeona mundial de ajedrez Deysi Cori Tello en Huancayo el último domingo, cuando se enfrentó a 32 retadores en una partida en simultáneo, presentamos una breve historia del ajedrez, el deporte ciencia.

Clandestino.pe

Las actuales reglas del ajedrez datan de hace 458 años. Foto: madrimasd.org

En el Perú contamos en la actualidad con los hermanos Cori, Deysi y Jorge; ambos han alcanzado el grado de Grandes Maestros internacionales del ajedrez.

Deysi ostenta el honor de ser la única Gran Maestra Internacional femenina del ajedrez del Perú y la más joven de América. El pasado domingo (5 de mayo) tuvo una participación en la ciudad de Huancayo, donde jugó 32 partidas en forma simultánea: perdió tres de ellas y empató en otras tres. Por su parte Jorge, como juvenil, ocupa el primer puesto entre los jugadores menores de 18 años en América, tercero absoluto en Perú y octavo entre todos los jugadores menores de 18 años en el mundo.

Sin duda el más recordado exponente del deporte ciencia en nuestro país, es el Gran Maestro Julio Granda, que cosechó muchos triunfos internacionales, esto muy a pesar de su desidia para el estudio del ajedrez, ya que Julio Ernesto es puro talento y destaca por su altísima comprensión de estrategias, facilidad de elaboración de planes sencillos, capacidad de cálculo, profusa visión táctica y su gran intuición en las aperturas para llegar a buenas posiciones evitando duelos teóricos.

Datos históricos del ajedrez

El ajedrez nace en el valle del Indo (India), en el siglo VI Después de Cristo (DC). En sus inicios se le conoció como Chaturanga, o también juego del ejército. Su expansión fue rápida gracias a las rutas del comercio internacional en la antigüedad y llegó a Persia, Bizancio; a todo el imperio bizantino, y velozmente a toda Asia.

LEA TAMBIÉN: Día de la madre: ventas de vestuario, calzado, carteras y accesorios crecerán en 10%

Los árabes fueron los estudiosos más entusiastas del ajedrez, analizándolo y desmenuzando a profundidad todos sus mecanismos y escribieron un sinfín de tratados sobre el ajedrez y fueron los creadores de la notación algebraica.

El códice de Alfonso X, El Sabio. Foto: antoniogude.com

La aparición del ajedrez en Europa data de los años 700 y 900, con la conquista de España por el Islam y la creación de Al-Ándalus, pero también fue practicado por los nórdicos y los muchos cruzados que volvían de Tierra Santa.

Un juego de ajedrez fue encontrado en una sepultura vikinga, en Gran Bretaña, correspondiente al modelo clásico árabe. En la época medieval, España e Italia practicaban el juego con las reglas árabes, según las cuales la reina y el alfil eran piezas relativamente débiles, que solo pueden avanzar de casilla en casilla.

En el siglo XV, las piezas adoptan su forma actual. El español Ruy López de Segura (Siglo XVI), en 1561, describe las reglas que son usadas en la actualidad. El primer reglamento se imprimió y publicó en 1749 por el músico y ajedrecista francés, Francois Philidor, y fue titulado «Analyse du jue des echecs», que luego fue traducido a diversos idiomas y conllevó a la gran difusión del juego.

LEA TAMBIÉN: Junín: nueva exhortación para paralización del pintado del Gobierno Regional

En los siglos XVI y XVII, el ajedrez sufrió un cambio importante, convirtiéndose la reina en la pieza más importante y poderosa. También el peón pudo avanzar dos casillas en su primer movimiento y se introdujo la regla passant (al paso), la cual permite al peón seguir su marcha y no comer la ficha que se le ha ofrecido como estrategia, y también el revolucionario concepto del enroque.

Los italianos empezaron a dominar el juego, quitándoles la superioridad a los españoles. De la misma forma, los italianos fueron superados por los franceses y los ingleses en los siglos XVIII y XIX, el ajedrez, que hasta entonces había sido el juego predilecto y casi restringido a la nobleza y la aristocracia, comenzó a ser practicado en cafés y universidades. Es entonces que el nivel del juego mejoró notablemente. Se organizaron partidas y torneos con mayor periodicidad, y los mejores trebejistas crearon sus propias escuelas.

Leyenda del Grano de Trigo

Se cuenta la leyenda de que existió un rey muy bueno, pero en una de sus tantas batallas contra otros reinos perdió a su hijo y por tal motivo entristeció mucho y se encerró en su castillo recordando todos los días la batalla donde pereció su hijo. La imaginaba de muchas formas, pero en ninguna podía salvar a su vástago.

Un día llegó un joven y sabedor del dolor que el rey sentía, pidió reunirse con él, lográndolo después de mucha insistencia. El recién llegado mostró al rey el juego del ajedrez, y resaltó el gran parecido que tiene con una batalla real. El rey era un estratega y quedó fascinado con el juego y aprendió lo importante que es sacrificar algunas piezas para ganar la partida. Eso le dio a entender que el sacrificio de su hijo fue lo mejor para su reino.

LEA TAMBIÉN: Pucará: César Taype, el ingeniero que filtra agua de lluvia para abastecer manantiales

El rey acepta, comprende su error y se consuela por la pérdida de su hijo.

Busca, entonces, una manera de premiar al joven y le promete la recompensa que éste eligiese. El joven le pide un grano de trigo por la primera casilla, dos por la segunda, cuatro por la tercera; por la cuarta, ocho. Así, sucesivamente, la siguiente casilla duplicaba a la anterior. El rey se extrañó de este pedido, lo creyó insignificante y ordenó la entrega inmediata de la recompensa.

Los sabios del rey calcularon el número de granos que correspondía y se dieron con la sorpresa de que eran una cantidad tan grande, difícil de imaginar aquellos días. El rey aprendió otra lección: ser prudente. Le pidió al joven que se quede a vivir en el reino como uno de sus asesores. Así fue.

Segunda versión de la leyenda

Se dice que aquel joven era el sabio Bramán Susa o Sissa (Susa Ben Dahir el Hidi para mayores referencias), quien captó rápidamente la fascinación del rey por el juego y decide darle una lección: le pide un grano de trigo por la primera casilla del tablero, dos por la segunda y así duplicando siempre la cantidad anterior por casa casillero.

El rey juzga el pedido como modesto y accede de inmediato. Pero, al hacer los cálculos, se sorprende pues no era posible pagar la recompensa porque la cantidad de granos resultante era equivalente a cosechar toda la superficie cultivable durante más de 10 años. Imposible de cumplir.

La cantidad exacta a entregar hubiera sido: 18.446.744.073.709.551.615 (dieciocho trillones, cuatrocientos cuarenta y seis mil setecientos cuarenta y cuatro billones, setenta y tres mil setecientos nueve millones, quinientos cincuenta y un mil seiscientos y unos mil seis cientos quince).

Anécdota del ajedrez (Bobby Fischer)

En la Olimpiada de Varna (1962), el Gran Maestro ruso Mikhail Tal decidió hacerle una corta entrevista al Gran Maestro americano Robert James Fischer, más conocido como Bobby Fischer. De ese encuentro, Tal relató la siguiente anécdota, que da cuenta de la gran suspicacia y rapidez mental de ambos personajes, sobre todo de Bobby, quien tan solo contaba con 19 años.

Foto: www.chesscampus.com/

«La primera cuestión que te plantearé es: ¿A quién consideras el jugador más fuerte del mundo?» Me miró muy sorprendido, de modo que corregí la pregunta: «Aparte de ti, por supuesto». Me miró atentamente y respondió: «Bueno, tú no juegas muy mal…».



Categories: Cultura Popular, Historia

Tags: , , , , , ,

1 reply

Trackbacks

  1. Junín: 45 mil negocios accederán a créditos de Cajas Municipales por el Día de la Madre

Deja un comentario