clandestino.pe

Abilio González: el artista anónimo en su tierra, reconocido en el mundo

¿De dónde nace la imaginería, el tallado en maguey? ¿Cómo se hicieron los restauradores de cruces? ¿Los bordadores? Algunas respuestas en el testimonio del reconocido artista popular huancaíno Pedro González Páucar acerca del arte de su abuelo, don Abilio (1912-2006).

Pedro-Abilio-Gonzalez-imaginero-de-aza

Pedro Abilio González, imaginero de Aza. Foto: Angel Pasquel.

«Abilio es el patriarca de mi familia. Yo, de niño, me acerqué a su taller, al color, a la vida; eso me ha nutrido. Fue el primero que me ha dado la línea. Desde los seis años que empecé a trabajar con él, hasta los 20, hice toda una carrera en técnica [en] contenido, forma, diseño, colores, manejo de… en fin. Todo lo que puede enseñar el abuelo, pese a que solo tenía segundo grado de primaria.

«Mi familia es natural de Aza [El Tambo, Huancayo], un pueblo con buena cantidad de población en la Colonia. Entonces la Iglesia se interesó en catequizar a este pueblo indígena para contar con mano de obra y para el pago de tributo. Lo hace la orden de los Dominicos, en colaboración con la cacique Catalina Huanca. Ella habría financiado la construcción de la iglesia de Aza.

«La plaza, donde está la iglesia, era un Tinko: había una pequeña apacheta que servía para hacer ofrenda de piedras al Apu Huaytapallana y ése es el factor para construir una capilla. Al lado derecho estaba la obrería, el lugar para el tallado, el pintado, la herrería para la iglesia. Al otro costado, el cementerio, donde solamente se enterraban aquellos que se habían bautizado. Mi abuelo me decía, por la información que ha recibido, que los primeros en cristianizarse son los que han trabajado en la iglesia.

«Como los indígenas tenían apellidos muy difíciles, los españoles los han bautizado con otros. González, por ejemplo, es muy español. Pero habían personas que no se han sometido al bautizo y se han ido al monte; y buen tiempo no han aparecido. Ellos pueden ser los Ayman, Chuquillanqui, Huamán, Canchumuni, apellidos originarios de este lugar; más no así los Marticorena, Gutiérrez, González, Alfaro.

«Allí pues, en el trabajo de la iglesia, mi familia aprendió el oficio del tallado, el pintado, y ha sabido mantener hasta llegar a nosotros. Toda la formación que Abilio recibe es de su padre Gregorio González. Gregorio aprendió de su tío don Berna González y su mamá que era artista, María Luisa González. Viene de la Colonia.

«Cuando los españoles llegaron aquí, posiblemente enseñaron a mucha gente, y haya habido tantos peones que se dedicaban a este tipo de arte: la pintura, el tallado, la imaginería, el bordado, entre otros. Pero cuando llega la República, cuando ya la Iglesia no tiene el poder y la demanda de construcción de iglesias disminuye, posiblemente más de un taller desapareció.

«¿Por qué ha sobrevivido en Aza? Pienso que en este pueblo rural, campesino, todavía había necesidad de que se hagan imágenes, se restauren cruces».

Pedro Gonzalez imaginero de aza

Artista popular, Pedro González Paucar. Foto: Angel Pasquel.

La historia

«Más o menos en 1930, el taller de la familia se divide en dos grupos grandes, uno en Aza, por mi abuelo, que se queda básicamente con la imaginería y la restauración, y el otro se traslada a Umuto, con Juvenal González, y se dedica exclusivamente a los bordados y a ser adornantes (de imágenes).

«Gregorio González andaba con sus cosas para tallar, se lo llevaban a los pueblitos y se quedaba una semana o dos, desarrollando su trabajo. Él salía a trabajar. Mi abuelo cambió el estilo de que más bien los maestros vengan a su taller.

«La familia ha empezado su trabajo con la enseñanza de los maestros dominicos. Pero en qué momento cambia lo religioso. Por ejemplo, mucho de lo que yo hago no tiene relación con la cuestión religiosa, más es una expresión de la vida cotidiana en el campo: las danzas, vivanderas, músicos, campesinos, etc. Esa es la fuente donde me desarrollo. Mi abuelo también vivía de eso.

«Dice mi abuelo que cuando aparecen los nacimientos, alguien de la familia ha hecho adornos y cada vez iba recreando: un campesino que llevaba una ofrenda al niño, danzantes, vivanderas, campesinos; para fin de año. Pero pasada la fiesta (de navidad) ya la gente empezó a solicitar individualmente para decoración o como un recuerdo. Al final, este tipo se ha ido ampliando y se ha independizado de los nacimientos.

junin cultural abilio-gonzalez imaginero de aza

Abilio Gonzalez, abuelo del artista popular, Pedro González Páucar. Foto: Carlos Cosme / Estación 16.

La feria dominical

«Hay una cosa muy importante de mi abuelo. En la feria se podía vincular con muchos artistas. Desde los cinco o seis años iba a la feria con su papá, llevando obras. Y al final, su padre, cuando fallece, le deja su espacio para que mi abuelo siga vendiendo sus trabajos en la feria dominical.

«Allí llegaban tejedores, bordadores, talladores en madera, elaboradores de máscaras; artistas que se conocían. Tuvo la suerte de conocer a Guillermo Guzmán Manzaneda, el pintor reconocido, quizá máximo representante del arte del valle del Mantaro. Eran contemporáneos.

«Mi abuelo con su papá pasaba necesariamente por la calle Amazonas para llegar a la Real. En la esquina le esperaba Guillermo Guzmán, con dinero que había juntado de sus propinas, y le pedía, por favor, véndeme un trabajo. Así se hicieron amigos.

«Después de llegar a la feria, mi abuelo retornaba caminando hasta Aza y don Guzmán le conversaba. Un día le pregunta hasta dónde vas, de dónde eres. Y le acompañó. Pero cuando están llegando a Urpaycancha se desanimó y se regresó. En un siguiente domingo llegaron hasta la casa e hicieron travesuras con las pinturas, los materiales. “Hemos hecho un tallado en maguey, unos pajaritos, semipintado me llevé a mi casa”, me dijo un día don Guzmán.

«Cuando ya estaba joven, don Guillermo fue una mañana y le dice, don Abilio, enséñame preparar óleo. Y mi abuelo le enseñó. Antes de que ingrese a la Escuela de Bellas Artes, don Guillermo ya tendría pre disposición (para el arte).

A don Guillermo le gustaba decirme wancahualarsh. Era un hombre que hablaba quechua correctamente. Con mi abuelo se hacía bromas en wanca limay. De paso, don Guillermo comenzaba a tomar apuntes de las figuras. No sabía mi abuelo para qué. Hasta que en la década del 70, Guillermo hizo una exposición en la Municipalidad de Huancayo. Ahí mi abuelo se quedó sorprendido porque en muchos de los cuadros estaban sus trabajos. “Ahora ya sé para qué tomaba apuntes”, decía».

Pedro Abilio González Páucar posa junto al retrato de su abuelo Abilio González, el patriarca de la imaginería de Aza. Foto: Angel Pasquel.

Pedro Abilio González Páucar posa junto al retrato de su abuelo Abilio González, el patriarca de la imaginería de Aza. Foto: Angel Pasquel.

Gran Maestro

«Josué Sánchez le tenía admiración. En un artículo que publica le llama escultor a mi abuelo. Hugo Zumbühl, un suizo, también lo resalta. Cuando este llegó en la década del 70, me dijo, tiene tanto que enseñar este hombre, es una pena que sea un desconocido aquí en el valle del Mantaro.

«Ya cuando tomé razón del arte, de la importancia del trabajo de mi abuelo, me esforcé porque sea conocido. No ha sido fácil. En Huancayo creo que se murió en el anonimato, pero en Lima, Estados Unidos, Europa, sobretodo Suiza, es reconocido.

«En 1977 mi abuelo participa en Lima por primera vez en una exposición. Yo tendría 19 o 20 años y fui con él. Desde ese momento lo entendí; la importancia que tenía. Han ido (a esa exposición) José Sabogal, Pablo Macera, Elvira Luza; críticos de arte. Ese ha sido un punto de partida para mí.

«Luis Repetto (historiador y museólogo) sustentó para que sea reconocido con el máximo premio de Gran Maestro de la Artesanía, en 1996 [premio que ganó]. Después de eso, con la Ley del Artesano, el nombre del premio sufrió modificaciones».

LEA TAMBIÉN: Tinkuy: cerámicos inspirados en la cultura

LEA TAMBIÉN: Hualhuas: el arte de la pushka en manos sabias

LEA TAMBIÉN: El maestro mayor de la música huanca

 



Categories: Cultura Popular

Tags: , , , , , ,

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: