Huancayo amenazada con quedarse sin agua en menos de diez años

Por: Marisela Allca

Preocupante. El acceso fácil y barato de agua que tiene Huancayo estaría por terminar.  Estudios realizados revelan que la ciudad se quedaría sin agua en menos de 10 años, pues las fuentes de origen glacial y pluvial se agotan por el proceso de desglaciación y la sequía pronosticada para estos años. Esto afecta directamente nuestra principal fuente de agua, el río Shullcas que deriva del nevado Huaytapallana.

Las aguas de las lagunas Huacracocha, La Suntay, Chuspicocha y otros, abastecen a más de 400  mil habitantes de la provincia de Huancayo; sus aguas llenan el cauce del río Shullcas para luego ser captada, tratada y potabilizada en la planta de tratamiento de la empresa SEDAM Huancayo, en el anexo de Vilcacoto, Huancayo.

A la primera laguna habrá que llamarle él, porque es macho, o varón, según la creencia popular: el Huacracocha. Sus aguas, de origen pluvial, son represadas a más de 4,800 metros sobre el nivel del mar, en la cadena montañosa del Huaytapallana. Esta, a su vez, abastece el 60 % de agua en temporada de estiaje, que va de junio a noviembre, convirtiéndose en la fuente más importante. Con su pareja, la laguna Yanacocha, mantiene constantes encuentros repentinos, a través de los riachuelos desbordantes de líquido que se originan en cada uno de ellos.

«El Huacracocha», dice nuestro guía, «se revela en sueños como un varón grande e imponente; y es celoso con los visitantes, más si también son varones». Es de temer el majestuoso. Por eso, antes de recorrer sus dominios, hay que ofrecerle un pagapu, con coca, cigarro, aguardiente y caramelos, con la señal de la cruz, para recibir su bienvenida.

“Desde 1967 existen reportes que en esos años había 35 km2, incluso otros datos señalan de 50 km2, pero en la actualidad solo hay 11 km2”

Los peligros futuros

El aprovechamiento de la laguna en la crianza de truchas en el pasado, dejó impactos en la calidad de agua para consumo humano de hoy: los desechos fecales y restos de alimentos de los peces originó la proliferación de algas, producto del fenómeno llamado eutrofización, o contaminación química, cuyos efectos son tratados en la Planta de Tratamiento de Agua Potable de Sedam Huancayo.

«Pese a los años», dice nuestro guía, al cual conocemos como lagunero, «el gran Huacracocha aún nos abastece de agua». Pero ahora se enfrenta al cambio climático, fenómeno que amenaza con mermar las reservas naturales de agua, como nevados y lagunillas. Las lluvias, por ejemplo, son cada vez más irregulares y menos prolongadas, como consecuencia del calentamiento global, causada por la contaminación ambiental. El Huacracocha, y el conjunto montañoso del Huaytapallana, es uno de los más vulnerables en el Perú.

Más Fuentes

Desde la zona denominada Virgen de las Nieves caminamos casi tres horas, bien abrigados con gorra y chalina, además de llevar en el bolso coca, cigarro y un poco de trago. El comunero de Acopalca, nuestro guía, dice, “tenemos que pedir permiso para ingresar a sus dominios, por eso tenemos que hacerle su pagapu”. «Chacchamos la coca». El sol es intenso. Las brisas golpean fuerte el rostro. Raúl, nacido en la comunidad campesina de Acopalca, comenta: “no podemos venir con las manos vacías, tenemos que ponerle una ofrenda con los mejores productos que tengamos”. Y empieza el «pagapu» en agradecimiento al gran Huaytapallana.

Estamos a más de 4800 metros sobre el nivel del mar y nuestros pasos se acortan por el cansancio, pero queremos admirar al imponente blanco. Al pie del Huatapallana, junto a la laguna La Suntay, de color turquesa, aparentemente tranquila, pero dicen “¡Cuidado! está encantada, nos puede engañar”. Es de origen glacial y provee de agua a los huancaínos juntos a otras lagunas que se encuentran en esta cadena montañosa de Los Andes.

En la actualidad este nevado, las lagunas y lagunillas que se encuentran a su alrededor  están siendo  afectadas por el proceso de desglaciación y el cambio climático. A pesar de haber sido declarada como área de conservación regional, amparado en el sistema nacional de áreas protegidas y la ley orgánica de gobiernos regionales, continúan con su agonía.

El ingeniero Jacinto Arroyo, investigador del Instituto Geofísico del Perú (IGP), comenta que, según los estudios, la masa glaciar ha retrocedido. “Desde 1967 existen reportes que en esos años había 35 km2, incluso otros datos señalan de 50 km2, pero en la actualidad solo hay 11 km2”. Explica que hay tres fenómenos que contribuyen a esta desaparición. El calentamiento global, el efecto antrópico y las condiciones atmosféricas.

Laguna Huacracocha. Foto: Javier Azañedo

Escases en la actualidad

“Aló, señora esta al aire, ¿Cuál es su queja?” Dice la locutora que dirige un conocido programa radial en Huancayo. “Señorita, mi queja es sobre el agua, no tenemos el servicio hace tres días, no tenemos para preparar los alimentos, hacer el aseo y la limpieza de casa, ya hicimos el llamado a la empresa Sedam Huancayo pero nadie nos contesta. Este problema es de todos los días, ya estamos cansados, porque igual nos cobran del servicio”, levanta la voz una usuaria indignada.

“Señorita, dice otra oyente, quiero hacer una queja de un vecino que hace uso del agua potable para el funcionamiento de un lavadero clandestino en el distrito de El Tambo, ¡Cómo es posible que mientras nosotros no tenemos agua, otros están desperdiciando!”

Otra llamada al aire. Maribel Quispe Solano, de Chilca, dice que tiene cuatro horas de agua al día. “Me levanto a las 4 de la mañana para juntar el agua en bidones, el agua llega de 4 a 8 de la mañana”, dice cuando la visitamos mientras prepara refrescos que los venderá en la calle.

Preocupación

La laguna Huacracocha representa más del 60% de reserva de agua que utiliza la empresa Sedam Huancayo para los huancaínos. La otra fuente principal es La Suntay. Ambas, sumadas a otras fuentes secundarias, generan 77 millones y medio de metros cúbicos de agua al día en época de estiaje, que va de junio a noviembre.

El líquido, captad por la empresa municipal de agua, es potabilizada en dos plantas de tratamiento, ocho reservorios y 17 pozos con motores eléctricos, que deben abastecer a más de 30 mil familias, dice la jefa del área de operaciones de la EPS Sedam Huancayo, Elizabeth Cruzado.

“Al año 2030, la población afectada por la escasez de agua ascenderá a 152 432 habitantes, debido a un racionamiento de agua promedio de 2 horas menos a las actuales»

Pero el agua se agota. La capacidad está asegurada para menos de 10 años. “La laguna La Suntay desaparecerá y si no hay lluvias no habrá reserva en la laguna Huacracocha”, refiere preocupada.

Por su lado, el expresidente de la Junta de Accionistas de la EPS Sedam Huancayo, Emerson Nolazco, explica que, según estudios del Ministerio de Vivienda, se tiene una proyección de abastecimiento de agua de 10 a 20 años, pero si no se toman acciones inmediatas se corre el riesgo de empeorar la situación crítica que atraviesa la ciudad de Huancayo a falta de agua para consumo humano y agua para la agricultura.

“Urge la ejecución de megaproyectos, así como articular acciones que favorezcan una adecuada gestión de los recursos hídricos, entre ellos la siembra del agua. El trabajo es mancomunado entre las autoridades de los tres niveles de gobierno, pero es lamentable que no exista preocupación de parte de las autoridades, queda en un discurso político y cuando llegan al poder de olviden de sus compromisos de campaña”, señala la exautoridad.

Incremento de la población

Las tendencias de crecimiento poblacional indican que la ciudad de Huancayo tendrá 429 mil 100 habitantes en el año 2030 y ellos demandarán 25,8 millones de metros cúbicos de agua, muy superior a la oferta en 45%, explica Guillermo Carlos Gómez en su estudio Riesgos de escasez de agua en la ciudad de Huancayo al año 2030.

Las causas. Pérdidas en la distribución que afectan al 33,7% de la ciudad, sectores de alto riesgo a la poca disponibilidad de agua y en las cuales encuentran 42 centros educativos, 7 centros de salud y 12 centros comerciales, añade el estudioso.

“Al año 2030, la población afectada por la escasez de agua ascenderá a 152 432 habitantes, debido a un racionamiento de agua promedio de 2 horas menos a las actuales¨, concluye.

Sequía. Ahora mismo estamos viviendo la escasez de lluvia en diferentes regiones, Junín y Huancayo, no son las excepciones. Esto ha puesto en peligro las miles de hectáreas de cultivo, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria. Los agricultores piden reservorios y lagunas artificiales. ¿Será la solución?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *